logo-1-2
Conectando desde el ser

Memoria Emocional

Las vivencias con gran carga emocional, se recuerdan mucho más que aquellas que pasaron desapercibidas

Todo aquello que vivimos y que nos impacta emocionalmente, tiene una huella en el cerebro y en nuestra historia de vida.

Las respuestas fisiológicas y emocionales, asociadas a las vivencias, a los recuerdos, de eso trata la memoria emocional. Es por ello, que las vivencias con gran carga emocional, se recuerdan mucho más, que aquellas que pasaron desapercibidas.

Y es que la memoria emocional se encuentra unida a la emoción.

Plenamente, el recuerdo, va en función a la emoción, si es muy gran lo que sucedió el recuerdo tendrá la misma magnitud. Esto sucede tanto con las emociones agradables y desagradables, de acuerdo a la intensidad.

“La memoria emocional” consiste en el aprender, almacenar y recordar hechos o sucesos asociados con las respuestas fisiológicas y emocionales.

Definitivamente, se le adhieren:

– El evento.
– La emoción sentida durante ese momento y
– La respuesta del cuerpo a nivel fisiológico.

La memoria emocional es un tipo de memoria muy característica, porque puede perdurar, aunque olvidemos el evento en cuestión. Imagina que un perro mordió a un niño y le hizo daño, él vivirá ese evento como un hecho realmente traumático; a raíz de ahí, desarrolla una fobia a los perros. Al pasar los años el niño ya adulto, posiblemente haya olvidado el evento, sin embargo, la fobia sigue allí, cada vez que ve un perro se asusta.

Por ello, cuando una persona tiene depresión, tiende a recordar más los eventos negativos y tristes de su vida, los cuales alimentan los sentimientos de la persona que padece la enfermedad.

Asimismo, es el caso con los recuerdos de situaciones agradables, a veces en menor medida, esto es motivado a esa parte fatalista con las cuales viven algunas personas que solo se relacionan con lo catastrófico.

Determinadamente, como lo estamos viendo y reconociendo “la memoria emocional” tiene que ver con todo aquello que sentimos durante determinadas experiencias, y podemos olvidar esas vivencias, sin embargo, el recuerdo de esa emoción perdura.

Si hoy te pregunto
¿Cuáles son los recuerdos más vívidos? ¿Qué dirías?
Algunos recuerdos dejan huella en el cerebro y el alma.
Y tú ¿Qué recuerdas de tu vida?

“La vida no es la que uno vivió, sino lo que uno recuerda y como lo recuerda para contarla”
-Gabriel García Márquez-

Leonardo Landaeta

Doctor en ecología del desarrollo humano. Amante de la Psicoterapia. Un ser humano con virtudes y defectos, con habilidades y cualidades que le han permitido crecer y avanzar en el transitar de su historia en este plano. Licenciado en Psicología Especialista Terapia Reconstructiva, Constelaciones Familiares, Terapia Sistémica Familiar y Organizacional. Facilitador en Dinámica de Grupos.

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *