logo-1-2
Conectando desde el ser

plantilla

El calvario en un amar y sufrir, puede ser diferente, el amor romántico existe solo que se encuentra enfermo.

El amor más allá del amor, de la simple vista, de las cualidades que posee determinada persona, frágiles y dulces, ásperas y gentiles, agridulces, algunas secas por no saber recibir ni dar amor.

La confusión entre “un te quiero y un te amo”, te necesito y me haces falta, la imperial insurgencia de control sobre los demás, esa asqueante invasión o persecución por supuestamente querer dar amor. Cosa que bajo el bastión del amor hace que una persona se transforme para bien o para mal, querer sin amarse, desear tener una relación sin saber sobrellevar la relación consigo mismo. Cómo pretender dar amor desde el egoísmo, la maldad, la desconfianza, desconsideración, la falta de respeto y la ausencia de comunicación. Es ir a una batalla sin terreno, sin armas para defender lo que no se tiene o carece. ¿Dónde está el amor?

Mientras sigues buscando dónde fue que te equivocaste, en qué fallaste, el dolor sigue con la herida abierta dando vueltas. Nunca finjas estás bien ya que te harás más daño. Asume tus emociones, ciego no estás, ni limitada, sin esa persona puedes seguir viviendo. Por situaciones de la vida nos complementamos con los demás, de una u otra manera nos convertimos en el soporte para otro ser humano que, en mayor o menor medida, también se esfuerza para salir adelante o sobrellevar su existencia.

Tal vez te huele a soledad, a miedo por no tener ese amor que no sabías que tenías para dar, mientras del estómago salen unas ganas intensas por volver a empezar y tener una nueva oportunidad. En este caso, dale ese beneficio a tu autoestima. Ten paciencia y cierra los ciclos, ten tiempo para revisar tu interior, escuchar tu corazón y poner en orden la mente. En el amor siempre hay uno que ama más, que ofrece más de la cuenta y sin darse cuenta la relación entra en peligro por el exceso en el Intercambio.

Un día la aceptación te hará compañía, mientras vive ese manantial de corazón sin echarte la culpa. La idealización es un camino asfixiante, esperar más del otro o maltratarlo no te hará mejor persona. El calvario en un amar y sufrir, puede ser diferente, el amor romántico existe solo que se encuentra enfermo.

Ten cuidado al abrir la puerta, es un error salir corriendo buscando un poco de amor sin aún conocer la magna del ser en sí: el amor propio. En ti hay tanto que dar, solo que el amor también duele. Ya dice una frase de una famosa canción: “Nosotros que nos queremos tanto, debemos separarnos, no me preguntes más. No es falta de cariño, te quiero con el alma, te juro que te adoro. Por tu bien y mi bien te digo adiós.”

Y es que hasta para separarse hay que aprender a decir adiós. No nos enseñaron a vivir sin la otra persona, tampoco estamos condenados al sufrimiento, a vivir con la culpa, a sentir eso pesado que se experimenta en el papel de víctima. Se aprende a superar el dolor desde el amor que hay dentro de ti. Imagínate en tus manos un coco, una fruta que es dura y áspera por fuera, si te atreves abrir con cuidado podrás probar su rica y refrescante agua, también comer la copra que se encuentra en las paredes. Comprobarás que es divino el sabor. Tú también tienes algo divino para darte y después compartir.

En los procesos del amor nos encontramos con los tipos de amor:

– Amor sufrido y dolido
– Amor dependiente, codependiente e infantil
– Amor solitario
– Amor romántico
– Amor perdido
– Amor traicionado
– Amor fúnebre
– Amor universal
– Amor propio
– Amor placentero y correspondido

Cuando la soledad se logra percibir como la mejor compañía, nace el verdadero amor, ya que no necesitas a alguien para estar bien, lo que quieres es compartir entre tu amor y el de esa persona. Amor sano y operativo. Dónde tú eres tú y esa persona es si misma, sin cambiar o aparentar lo que no es, sin ser complaciente y sumiso.

Al descubrir que tienes una inmensa capacidad de amor puedes modificar la totalidad de tu forma de dar y recibir caricias, atención, alegría y sobre todo saber reclamar sin herir. Cuando se ama desde el adulto operativo se puede ser libre para ser y estar sin máscaras. La otra persona no tiene que cargar con tu rabia, puede abrazar lo bueno y lo desagradable que tienes desde la compresión sin lástima.

Usualmente, al herir a la otra persona en el fondo buscas una venganza hacia tus padres por la carencia afectiva, por el posible abandono o traición. Entonces, vas en busca de un amor que llene a esa pequeña persona que entre los 7 a 12 años de edad sintió rechazo y desolación, olvido y distancia, abandono y desamor, crueldad y maltrato. Al abrazar esa parte de tu historia puedes volver a ver a ese ser humano y decirle que lograron salir adelante, en caso contrario, manifestar las veces que has intentado cambiar la situación. Y con múltiples autoabrazos sentir como cada parte de ti se va integrando paso a paso, hasta componerse y reedificarse. El dolor pasará o bajará la intensidad y frecuencia. Cuando te des cuenta de lo que tienes para dar y recibir, podrás comprender que el amor es libre, que no necesita una jaula para cuidarlo, que por sobre todas las cosas, hay un amor más grande: El amor de Dios. Nunca te olvides de Dios.

Si la relación termino con el tiempo serás capaz de sobrevivir, cerrar las puertas del desamor y abrir la ventana al sol. Sin culpas, sin lamentos, sin cadenas del pasado. En algún momento volverás a sentir, primero hay que salir del lodo. Vencer el pasado, superar el desamor, vivir y disfrutar del presente y trabajar para el futuro.

Te invito a leer la 1º Carta a los Corintios, 13. “Nada más perfecto que el amor. 1. Aunque hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si me falta el amor sería como bronce que resuena o campana que retiñe. 2. Aunque tuviera el don de profecía y descubriera todos los misterios, -el saber más elevado-, aunque tuviera tanta fe como para trasladar montes, si me falta el amor nada soy. 3. Aunque repartiera todo lo que poseo e incluso sacrificara mi cuerpo, pero para recibir alabanzas y sin tener el amor, de nada me sirve. 4.El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no aparenta ni se infla”.

Ciertamente, hay amores que duelen y también amores que ayudan a sanar, crecer y sentirse vivo. No todo es catastrófico, algo bueno has vivido y experimentado. Algo bonito sucedió en algún momento, atrévete a buscar en tu memoria. Hubo una historia que llevó a enamorarte de esa persona, tal vez ya terminó, deja ir eso cruel permitiendo que puedas volverte a encontrar con el amor que aún guardas en tu corazón. Recuerda, entre el amor y el odio existe una línea delgada llamada perdón / disculpa.

Discúlpate contigo por haberte quedado tanto tiempo en una relación inicua. Lo maravilloso es que te diste cuenta y despertaste de ese sueño idealizado de relación en el que vivías tal vez por miedo, por complacer a los demás, por el qué dirán. Recuperaste tu vida y es lo que cuenta.

Si la pareja no ha llegado a tu vida ten calma, mientras tanto disfruta de ti, sigue construyendo cosas por ti y para ti. No es la edad o el tiempo lo que determina una relación. Hay personas que entre los 50 a 80 años de edad han logrado una relación ¡Siempre hay tiempo para todo!

Si tienes pareja sigue disfrutando con él/ella, la comunicación efectiva es importante, el buen trato, la intimidad, el ejercicio de la función sexual, la complicidad, valorar las diferencias y la atención que puedas brindar hace la diferencia. Regálale: un beso, una canción, una flor, una salida al cine; que nunca se te olvide quererle.

Te comparto un lindo cuento de amor:

“El sol le dijo a la luna, cada vez que me separo de ti se me inunda el corazón, mi esperanza es que al final del día mis labios volverán a rodar tu frente. Oh querida luna, este amor me ahogaba hasta que descubrí que cada día y noche tengo un majestuoso encuentro en cada amanecer y atardecer. Gracias por hacerme sentir y permitir que comparta lo que tengo para dar.”

Te invito a revisar sin análisis y con detenimiento lo siguiente:

– Si todavía no olvidas, pronto pasará.
– Dejaras ir lo innecesario.
– Harás las paces con tu pasado, con tus padres.
– Saldrás de la prisión.
-El amor es más que un poema o una canción.
– Imagínate en otro tiempo y lugar en paz y calma, en la alegría de vivir y el disfrute.
– Cuídate de los excesos, si te sientes vacío diste demasiado. Pausa
– Quédate con el disfrute, si lo decides.
– Abraza tu amor interior.
– Pregúntate: ¿Para qué quiero una pareja? ¿Qué haces contigo mientras llegas?
– Revisa tus relaciones anteriores, cierra ciclos.
– Busca ayuda profesional. Atiéndete
– No te quedarás a solas, te tienes a ti. Otro amor vendrá.
– Revisa esa necesidad imperiosa de tener pareja, sincérate. ¿Es capricho, es necedad, es llenar un vacío o en realidad es querer estar con alguien?

Ya para cerrar te recomiendo estos libros: El arte de amar de Eric Fromm, Amarse con los ojos abiertos de Jorge Bucay, El fin del Autoodio de Virginia Gawel, Relaciones de Julio Bevione y El buen amor en pareja de Joan Garriga.

En algún momento escucha las siguientes canciones: Din don, din don de Leonardo Fabio, No te vayas ahora de Aditus, Para volver amar de Kany García, Amores extraños con Laura Pausini, No te necesito de Santiago Cruz, Se te olvidó quererme – Dvicio, Quien no sabe de amor no sabe nada con María Dalia Hernández, Poquito a poco – Chambao, Te quiero de José Luis Perales, Tengo derecho a ser feliz de José Luis Rodríguez.

Respira y sigue caminando.
Colorín colorado tu historia no ha terminado.

Hasta la próxima entrega.
Mi cariño para ti.

#amorpropio #deciradiós #parejas #parejas saludables

Leonardo Landaeta

Doctor en ecología del desarrollo humano. Amante de la Psicoterapia. Un ser humano con virtudes y defectos, con habilidades y cualidades que le han permitido crecer y avanzar en el transitar de su historia en este plano. Licenciado en Psicología Especialista Terapia Reconstructiva, Constelaciones Familiares, Terapia Sistémica Familiar y Organizacional. Facilitador en Dinámica de Grupos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *